Los 11 errores más comunes en el currículum

Sofía Riesco

Desde datos de contactos erróneos a faltas de ortografía, pasando por la escasez de originalidad y un diseño pobre, estos factores pueden hacer que te excluyan rápidamente de un proceso de selección. Te damos algunos consejos para que no vuelvas a cometerlos.

imagen Los 11 errores más comunes en el currículum

Si has enviado decenas de currículums a distintas ofertas de empleo y no obtienes respuesta de los reclutadores, tal vez el problema esté en tu currículum vitae. Desde Top Universities recopilan los errores más comunes que se encuentran los empleadores en los CV y algunos consejos para evitar que se repitan:

1. Mala ortografía y gramática
Corregir tú mismo tu currículum vitae y dejar que otra persona lo revise puede marcar la diferencia entre ser un candidato potencial a ser rechazado. Asegúrate de repasar de principio a fin lo que has escrito, y sobre todo, cómo lo has redactado. Una de las recomendaciones es imprimirlo en papel y leerlo todo antes de enviarlo a la empresa. Las faltas de ortografía y los errores gramaticales siempre se ven mejor en una hoja impresa.

2. Exagerar la verdad
Escribir que tienes ciertos conocimientos informáticos o de inglés queda muy bonito sobre el papel, pero cuando te pidan que pongas esos conocimientos en práctica puede que no sepas hacerlo. Es importante estar seguro de uno mismo y saber qué puedes ofrecer, pero no debes mentir o exagerar sobre tus capacidades. Lo mejor es ser honesto con lo que sabes hacer y con lo que te queda por aprender, ya que hay habilidades que se pueden desarrollar. En este sentido, incluir un listado en tu currículum puede ayudar al entrevistador a saber qué ofreces y en qué puedes mejorar.

3. Diseño pobre
Dedicarle tiempo al diseño del currículum es tan importante como su contenido, ya que un formato pobre puede repercutir negativamente en tu proceso de selección, proyectando la idea de que no prestas atención suficiente al detalle. Evita las tipografías grandes y extravagantes, ya que el diseño debe ser limpio y claro; los márgenes deben estar perfectamente cuadrados para que recojan la información de cada apartado de manera estructurada. Asegúrate de definirte bien en las primeras líneas y de enviarlo en un formato que pueda leerse fácilmente.

4. Perfil profesional poco original
Evita repetir frases típicas como “soy una persona trabajadora", “motivada" o “sé trabajar tanto de manera independiente como en equipo". Apuesta por definirte a ti mismo/a y destacar las cualidades que requiere el puesto. El autoconocimiento es clave para que los empleadores te conozcan en ese primer vistazo a tu currículum y sepan cómo has adquirido tus habilidades. Una de las recomendaciones es incluir un breve párrafo introductorio que te defina como persona, tus valores y motivaciones y tu forma de trabajar.

5. No destacar los logros
Centrarse en las tareas realizadas y no hablar de los logros alcanzados en los puestos en los que se ha trabajado suele ser otro error habitual. Los reclutadores quieren saber qué puedes aportar a su empresa. Por ello debes concentrarte tanto en destacar la experiencia y las habilidades como los logros alcanzados.

6. Un currículum demasiado largo
Lo ideal es que el CV tenga una extensión de una página, aunque si esto no es posible asegúrate de que la primera hoja recopile lo que quieres destacar de ti y de tu experiencia profesional. No obstante, también depende del puesto al que se opte y de la experiencia que se tenga. Por ejemplo, una persona con mucha experiencia puede ocupar dos páginas de currículum, siempre y cuando el puesto lo justifique. Lo importante es centrarse en la calidad y no en la cantidad, resaltando las habilidades, la personalidad, las aspiraciones profesionales y el nivel educativo.

7. Información de contacto errónea
Es otro de los errores más comunes: no revisar los datos de contacto, la parte fundamental del currículum por la que la empresa te llamará o escribirá para hacerte una entrevista. Si estos son erróneos, los reclutadores no podrán contactar contigo. Asegúrate de prestarle la misma atención a este pequeño detalle al igual que al resto del contenido del CV.

8. No adaptar el CV a un puesto específico
Los empleadores quieren ver currículums vitae adaptados al puesto de trabajo que ofrecen en lugar de un currículum genérico. Esto demuestra que el candidato ha investigado sobre la empresa y el puesto, y es una buena forma de venderse a uno mismo. Para ello, lee atentamente las palabras clave del puesto y asegúrate de destacar las habilidades que cuadren con la descripción del trabajo.

9. Incluir referencias: ¿sí o no?
No es aconsejable incluir referencias a no ser que la oferta lo especifique. Si los reclutadores quieren comprobar algo de tu currículum lo harán durante el proceso de selección y pedirán explícitamente un contacto al que solicitar referencias.

10. No incluir hobbies e intereses
Los hobbies e intereses pueden servir para demostrar algunas habilidades que pueden aplicarse al trabajo. No hay que incluir demasiadas, pero sí algunas que ofrezcan un breve vistazo de qué tipo de persona eres y cómo puedes encajar en el equipo. De este modo, a través de tus intereses puedes mostrar trabajo en equipo, habilidades comunicativas, gestión o liderazgo.

11. Incluir un correo electrónico poco apropiado
Es otro pequeño detalle al que prestar atención, ya que en este contexto el correo electrónico no debe ser algo divertido que escogimos hace tiempo, sino un dato de contacto profesional. Esto puede ser la clave para que lean o no tu currículum, así que asegúrate de que sea apropiado para un proceso de selección.

   Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.


Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad